Nathaniel, paladín de Pelor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nathaniel, paladín de Pelor

Mensaje  Darren el abstemio el Mar Dic 02, 2014 7:46 pm

Vivir en Enor y no ser humano... amigo... no te lo recomiendo como experiencia, y eso que a mi apenas me encontrarás rasgos distinguibles de mi herencia élfica, asi que no quiero imaginar como lo tuvo que pasar mi madre en su juventud. La villa de Robledal está en el norte de Enor, lejos de las rutas comerciales que conectan con el resto del valle, un lugar poblado por leñadores, cazadores y pescadores, una villa donde los guardias más que defender a sus habitantes de lo que viniera del exterior se encargaban de mantenerlos dentro de las murallas para que las ciudades importantes de Enor no se viesen manchadas de enanos y semielfos.

Los habitantes de Robledal nunca hemos exibido patriotismo alguno por una nación que no nos quiere como parte de ella, más en tiempos de necesidad se recurre a nosotros como si fuesemos miembros de pleno derecho de esta nuestra región. Así ocurrió cuando el dragón rojo y sus draconianos atacaron Enor. Robledal fue uno de los primeros pueblos donde se hicieron levas, se selecionó a todo hombre, semielfo o enano en edad de empuñar un arma, se nos entrenó en las bases del combate y se nos hizo marchar al frente, ¡a primera linea!, ¡como los valientes que somos! .... a decir verdad no se como sigo vivo. La primera batalla en la que participamos hizo que perdiesemos a la mayoría de nuestros compañeros haciendo de señuelo para que las tropas de Rockaxe pudiesen acabar con unos cuantos de estos draconianos. aún tengo dudas de si los humanos querían ganar esa batalla o sólo querían deshacerse de nosotros mientras un grupo de valerosos héroes hacían frente al lider del ejercito enemigo.

Mientras defendíamos la fortaleza de la ciundad de Muronegro sufrí una herida bastante seria protegiendo al mago que lideraba nuestra escuadra, el acero de un draconiano quebró mi maltrecha cota de mallas y se alojó entre mis costillas, todo parecía bastante claro, este helado mordisco de acero iba a acabar con mis días caminando por este mundo, tan solo esperaba que este sacrificio realizado por mi parte sirviese para ganar esta batalla... y a la larga, tantos sacrificios y actos valerosos realizados por tantos soldados como yo, nos diesen la victoria en la guerra del dragón. Tirado en el suelo, inmovil, estaba siendo un mero espectador de la batalla y no parecía que fuesemos a ganar... Ni los sacrificios ni los actos valerosos habían servido de nada... que ingenuo había sido. Los muchachos de la escuadra seguian siendo abatidos mientras los draconianos continuaban buscando al mago, yo habia luchado unas cuantas veces a su lado y sabía que si le podían conseguir el suficiente tiempo, el podría derrotarlos con la fuerza del relampago y los elementos, pero casi no quedaban tropas en nuestra posición cuando lo vi escabullirse de un grupo de draconianos hacia la muralla exterior.

"Vamos Nate... muevete" - me dije a mi mismo sujetandome la herida con la mano e intentando ponerme en pie. Me moví todo lo deprisa que pude hacia la posición del mago. Cogí un escudo de uno de mis compañeros abatidos y empuñe mi arma, estaba fatigado, pero mis heridas apenas me causaban dolor, es más me sentía extrañamente bien, no sólo fisicamente si no que la derrota ya no parecía una opción en mi cabeza. El mago comenzó a recitar su conjuro, los draconianos se abalanzaron sobre nosotros, podía notar el sol del atardecer calentando mi rostro, como una caricia que me decía "todo va a estar bien", me sentía mas centrado de lo que jamás habia estado en mi vida, parecía que incluso los draconianos se moviesen más despacio, podía ver venir sus ataques como si alguien me susurrase en el oido cual sería su proximo movimiento, "Esquiva", "defiende", "contraataca", "empuja"... 12 segundos que parecieron una hora más tarde escuché el trueno crujir en los cielos, el mago lo había conseguido, ganaríamos esta batalla.

Despues de esta batalla no había señales de heridas en mi cuerpo ni cicatrices, el mago me dijo que había recibido la bendición de Eoros, el primer paladín de Pelor, quien había luchado por la libertad de los pueblos del valle de los 6 reinos contra los elfos... que ironía...

Desde la guerra del dragón he vivido en un templo de pelor, aprendiendo su liturgia y buscando explicación de por que he sido merecedor de estos dones. En cuanto me enteré de la existencia del gremio de aventureros me dirigí a este lugar para aprender de los heroes de las batallas de antaño y quizá conseguir que nuestra tierra pueda volver a tener paz y esté libre de amenazas.


_________________
"Hablar con Zuzu era como hacérselo con un rallador de queso, ligeramente divertido pero doloroso."
Ford Fairlane
avatar
Darren el abstemio
Admin

Mensajes : 328
Fecha de inscripción : 20/05/2008
Edad : 34

Hoja de personaje
Nombre: Darren el Abstemio
Nivel:
12/20  (12/20)
Raza y Clase: Humano Guerrero

Ver perfil de usuario http://aventureros.foroactivo.eu

Volver arriba Ir abajo

Re: Nathaniel, paladín de Pelor

Mensaje  Arem "Norteño" Holf el Mar Dic 02, 2014 9:38 pm

-Mi buen amigo Nath, recientemente he estudiado con detalle la vida de Eoros y puedo decirte que Pelor no lo eligió a él por su fuerza, valor o decisión para acabar con los elfos, sino por la pasta de la que estaba forjado su corazón -sonríe- y tras compartir campaña contigo tengo bastante claro porque te quiere entre los vivos -sirve cerveza y vuelve a la mesa-. Aunque claro, yo solo soy un humilde siervo de Tyr, puedo equivocarme en los dogmas de otras fes -le ofrece una de las jarras- ¿cerveza?
avatar
Arem "Norteño" Holf

Mensajes : 76
Fecha de inscripción : 10/09/2014
Edad : 27
Localización : A caballo entre Enor y Orenheim

Hoja de personaje
Nombre: Arem Holf
Nivel:
1/1  (1/1)
Raza y Clase: Humano, clerigo de Tyr.

Ver perfil de usuario http://altheniar.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.